Reino Unido promete usar la fuerza para defender su ocupación de las Islas Malvinas

El gobierno presentó su nueva estrategia de seguridad que incluye un aumento del 45% de su arsenal nuclear.

Reino Unidousará la fuerza para defender su presencia en las Islas Malvinas, advirtió el gobierno del primer ministro Boris Johnson de acuerdo a un texto sobre una nueva estrategia de defensa y seguridad que será presentada este martes ante el Parlamento, y que también incluye un aumento de su arsenal nuclear.

La estrategia del gobierno presenta a una «Gran Bretaña global en una era competitiva» y establece información sobre las diversas formas en que Reino Unido protegerá sus 14 territorios de ultramar «disuadiendo y defendiéndose de amenazas estatales y no estatales», informó la prensa británica.

El plan de Boris Johnson establece que las Fuerzas Armadas deben «mantener una presencia permanente en las Islas Malvinas, la Isla Ascensión y el Territorio Británico del Océano Índico».

Una fuente consultada por The Daily Express agregó que «Reino Unido está lejos de abandonar sus compromisos trasatlánticos».

El programa de seguridad y política exterior fue diseñado por Johnson como parte de su estrategia para colocar a Reino Unido en el centro del escenario mundial en la era posBrexit y coincide con los esfuerzos del gobierno argentino por relanzar con fuerza el reclamo de soberanía sobre las Islas Malvinas.

Reino Unido reabre la carrera armamentista y aumentará 45% su arsenal nuclear

Reino Unido decidió, además, ampliar su arsenal de armas nucleares por primera vez desde la caída de la Unión Soviética en 1991, según esta revisión estratégica, que sitúa a Rusia, y en menor medida a China, como amenazas.

El gobierno de Boris Johnson elevará el techo máximo de su arsenal de ojivas nucleares de 180 a 260, lo que supone un aumento de casi 45%, según la revisión que presentará el primer ministro conservador ante el parlamento durante el día.

Reino Unido pondrá así fin al desarme progresivo emprendido tras la caída de la Unión Soviética en 1991, invocando una «panoplia creciente de amenazas tecnológicas y doctrinales» para justificar este cambio, sin precedentes desde el fin de la Guerra Fría, informó la prensa.

«Dado que las circunstancias y las amenazas cambian con el tiempo, necesitamos mantener un nivel mínimo y creíble de disuasión», justificó el ministro de Relaciones Exteriores, Dominic Raab, en declaraciones a la radio BBC. «Esta es la garantía última, la póliza de seguros última contra las peores amenazas de los estados hostiles», agregó.

Así, el informe citado por la prensa advierte de la «posibilidad realista» de que un grupo terrorista «logre lanzar un ataque CBRN [químico, biológico, radiológico o nuclear) de aquí a 2030» pero también de los retos que representan Rusia y China.

Según el diario The Guardian, el texto presenta el Kremlin de Vladímir Putin más como una «amenaza activa» que el régimen de Pekín, con quien Londres mantiene relaciones diplomáticas cada vez más tensas pero desea estrechar lazos comerciales y define aquí como «desafío sistémico».

La noticia de un aumento del arsenal nuclear de Reino Unido indignó a la ICAN (Campaña Internacional para la Abolición de Armas Nucleares), para quien «viola los compromisos que Londres adoptó en el marco del tratado de no proliferación nuclear».

El grupo Campaign for Nuclear Disarmament (CND) ve en esta iniciativa un «primer paso hacia una nueva carrera armamentista nuclear» y la tachó de «enorme provocación en el escenario mundial».

«Mientras el mundo se debate con la pandemia de coronavirus y el caos climático, es increíble que nuestro gobierno elija aumentar el arsenal nuclear británico», subrayó su secretaria general, Kate Hudson.

fuente: https://www.ambito.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *