Absuelven al policía que ingresó a la fuerza y sin orden a un domicilio

Silvio Ricardo Bassani Gutiérrez fue llevado a juicio por perseguir durante la cuarentena a un joven, ingresar sin orden a un domicilio y detenerlo.

En sus fundamentos, el juez Jorge Novarino dijo que el episodio llevado a juicio en la ciudad de Esquel se produjo en un contexto en que la circulación de civiles y no exceptuados por los decretos vigentes era hasta las 20, limitada a las cuestiones de primera necesidad.

En función de estas circunstancias, sostuvo que “cualquier transeúnte que circulara fuera del horario permitido, debía ser, como mínimo identificado, para establecer la razón de su permanencia, si contaba o no con autorización que lo exceptúe, o si existía alguna justificación humanamente atendible que lo dispense”.

Esa noche, los efectivos policiales recibieron la noticia del robo de dinero y una notebook, ocurrido en una vivienda. La damnificada sostuvo que fue una persona con ropa oscura, encapuchada y con la cara tapada con un cuellito que se había dado a la fuga por la calle Costanera. El denunciante fue interceptado por el móvil en 25 de Mayo y Costanera, vistiendo ropas oscuras.

La situación que se dio en ese momento fue vivida por el denunciante como intimidante. Se asustó y huyó refugiándose en la casa de su amigo. Los policías tenían sospechas sobre él y la huida desencadenó su persecución.

“En tal sentido, todas las circunstancias se encontraban reunidas y dadas para que se emprendiera persecución al fugado, y por otro lado, la abundante presencia policial adquiría significación ante la existencia de un delito contra la propiedad que había sido cometido instantes antes en las inmediaciones”.

LAS DUDAS A FAVOR DEL POLICIA

El modo en que ingresaron los efectivos al domicilio en el que se refugió el denunciante dejó dudas en el juez, quien las ponderó en favor del imputado. El denunciante sostiene que los efectivos violentaron la puerta, pero Bassani dijo que no llegaron a cerrarla tras el ingreso del denunciante y que ni siquiera encendieron la luz en el interior del domicilio cuando, dando continuidad a la persecución, ingresó la policía.

El proceder de la policía en el interior del domicilio tampoco resultó abusivo para el juez, considerando que en esas circunstancias obraron de acuerdo a lo que prevé la ley.

El magistrado, luego de analizar cada tramo del suceso, entendió que “el actuar del Oficial Bassani se mantuvo dentro de los parámetros de legalidad exigidos por el ordenamiento procesal. Que el proceder del denunciante negado a ser interrogado cuando correspondía que ello ocurriera, desencadenó un despliegue con consecuencias inesperadas para el personal policial, no para quien en definitiva terminó denunciando, pues debía asumir que escaparse de la policía sin responder los interrogantes acarrearía lógicamente que fuera perseguido y reducido para esclarecer las ocurrencias”.

fuente: https://www.elpatagonico.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *